miércoles, mayo 04, 2016

Cómo crear contenido extraordinario en tus publicaciones


Hey, es inspirador que busques la manera de crear contenido para atraer futuros clientes, aumentar tus ventas y diferenciarte de tu competencia; en esta nueva era digital hay que ofrecer lectura única, que aporte valor y que les sea útil en su vida diaria, ¡con esto seguro te ganas un lugar en su bandeja de entrada!

Primero que nada, es importante que adaptes el contenido de tus futuros clientes dependiendo de la etapa del proceso de compra en el que se encuentren, esto facilitará su vida y la tuya también. El contenido no debe ser extenso ni complicado, entre más claro seas, mejor.

Recuerda, un extraño se convierte en tu cliente cuando recorre estas tres etapas:

Reconocimiento: Aquí la persona descubre tu producto o servicio.

Consideración: En esta etapa le da nombre a su problema, conoce tu producto y quiere saber si lo que le ofreces es la mejor opción.

Decisión: El prospecto decide la estrategia o método de solución y se convierte en tu cliente.

En esta guerra de contenido, menos es más, ¿por qué?, tus futuros clientes están igual o más ocupados que tú, es por eso que debes hacer que tu contenido sea fácil de consumir, crea textos cortos, usa lenguaje claro, a lo mucho usa 3 términos técnicos, no más. El uso de infografías te puede ayudar.

Crea contenido educativo siempre, no trates de sonar como una promoción de radio o TV, pues a las personas no les gusta que les vendan, es mejor educarlos, decirles cómo funciona algo o cómo solucionar un problema. Ahora entiendes que saturarlos como vendedor de feria no es la mejor opción.

Enfócate en crear contenido que esté a la altura de las expectativas de tu lector para que puedas captar su atención en cuestión de segundos, así que céntrate en estos dos factores al crear un tema, más que en el diseño del mismo:

Tus futuros clientes: A quién intentas captar.

El recorrido de compra de tus clientes: Crea contenido específico, útil e interesante para ellos.

Finalmente programa un plan de publicación, elige horarios y redes sociales dependiendo del público al que quieres hacer llegar tu contenido. También puedes centrarte en edades, ubicación geográfica, nivel educativo o cualquier otra métrica que te ayude a llegar a más personas.

Dar seguimiento a tus clientes debe ser una tarea diaria para mantenerlos felices y ganarte su fidelidad. Ahora reflexiona todo lo que has leído y piensa en esto ¡El éxito no consiste sólo en entregar algo; el éxito es aprender cómo solucionar problemas del cliente!

martes, mayo 03, 2016

5 preguntas para matar ideas malas antes que sea muy tarde


Tuve un sueño horrible, Fiera. En el sueño tenía una idea, se la contaba a mis conocidos y todos me decían que era genial, me mandaba a hacer tarjetas de presentación, le pedía a un diseñador que me hiciera la identidad de marca, pagaba una página web, pedía un préstamo, contrataba a casi una docena de personas y en 6 meses estaba arruinado. ¿Haz tenido esta pesadilla alguna vez? ¿Espeluznante, verdad?

No dejes que la pesadilla se vuelva realidad para ti, no hay nada peor para un emprendedor como tú que desperdiciar su vida tratando de hacer funcionar ideas malas; muchos emprendedores creen en la magia y la superstición. Piensan que pueden pasar meses encerrados creando productos y luego ocurrirá un milagro y ¡puf! se harán ricos. No seas como ellos, la realidad es dura y es que 9 de cada 10 ideas de negocio nunca funcionarán.

Es hora de matar las ideas malas de una vez por todas. Toma tu cubeta de ideas y hazte estas 4 preguntas con cada una de ellas:

1. ¿Mi idea resuelve un problema o satisface un deseo que otras personas tienen en realidad?

Pregunta básica, pero la primera que todos deciden ignorar. Es tentador y más seguro preguntarle a tus familiares y amigos, pero si de verdad quieres validar tu idea de negocio necesitas salir a la calle y conocer a tus clientes potenciales.

Es cierto, los estudios de mercado son caros, así que en su lugar puedes usar: Google Trends, Google Keyword Planner, Grupos de Facebook, Quora, entrevistas 1 a 1, censos económicos y cold emailing.

2. ¿Es posible para mí crear la solución?

Es increíble lo poco realistas que son algunos emprendedores. No estoy hablando sobre sus ideas, sino su capacidad para calcular los recursos que necesitan para realizarlas. Todos subestimamos la cantidad de trabajo y recursos que necesitamos para tener éxito, incluso algunos, solemos sobreestimar la preparación del mercado para adoptar nuestro producto.

No dejes que te ocurra lo mismo, identifica a tiempo tu capacidad y la del mercado con pruebas simples como benchmarking, listas de espera, demostraciones simuladas del producto, etc.

3. ¿La oportunidad de esta idea es suficientemente grande para justificar su creación?

Crear un producto o servicio porque crees que en tu ciudad “podría funcionar” no es suficiente. Nadie importante invertirá su dinero en tí si no puedes mostrar un potencial de crecimiento global.

Para responder esta pregunta puedes analizar el potencial de crecimiento de tu idea usando Google Trends, Adwords Keyword Planner, estudios demográficos en línea, incluso puedes medir el público potencial en Facebook, Linkedin y Twitter usando inteligentemente sus herramientas de orientación de anuncios.

4. ¿Existe un modelo de ingresos convincente y un camino a la rentabilidad?

Esto es muy importante para los inversionistas. No te darán ni un comino a menos que tengas una pista sobre la forma en la que obtendrás dinero con tu idea.

Si no tienes la suerte de vivir en una región donde los inversionistas ángeles botan a chorros de las alcantarillas, tienes la opción de autofinanciar tu idea.

En ambos casos debes enfocarte en mantener un modelo de ingresos simple que te asegure flujo de efectivo lo más pronto posible. Los inversionistas permanecerán tranquilos y si tu idea es autofinanciada, tus ahorros del banco no se quemarán como pino de navidad.

Sal a la calle y averigua si puedes lograr que alguien te de su dinero a cambio del valor de tu idea lo más pronto posible, incluso antes que esté terminada. Así sabrás si hay dinero en la oportunidad.

5. ¿El costo de adquisición de nuevos clientes es mucho menor que las ganancias que espero lograr?

Esta pregunta te dirá si puedes hacer crecer la idea lo suficientemente rápido y a un volumen considerablemente bueno.

Digamos que esperas que cada nuevo cliente aporte un ingreso de $ 300.00 antes de abandonarte. Pero adquirir cada nuevo cliente te cuesta $ 290.00. Aquí tienes dos opciones, puedes pensar en una forma de maximizar el valor de tiempo de vida de tu cliente o reducir el costos de adquisición.

La forma más simple de responder esta pregunta en una etapa inicial es lanzando pequeñas campañas de prueba en diferentes canales de adquisición.

¿Qué tal? ¿Cuántas ideas mataste ya? ¡wow! Genial. Ahora toma las que sobrevivieron y trabaja en ellas.

Puede que estas preguntas no apliquen a todas las ideas que se te ocurran, pero espero que sean útiles. Después de todo, las preguntas asesinas necesitan ser creadas con un proyecto específico en mente. Una forma simple de hacer tus propias preguntas asesinas, es imaginar un futuro cercano donde tu idea fracasó e identifiques todas las posibles razones por las que no funcionó. Estas situaciones son las preguntas que debes estar haciéndote en este momento.

jueves, abril 28, 2016

4 puntos básicos que debes analizar sobre tu nueva idea de negocio


¡Fiera! Sientes duda sobre tu nueva idea de negocio y si vale la pena o no. “Mmm”, te entiendo, a nadie le gusta trabajar en vano, así que asegúrate de pensar en estas 4 cosas para eliminar tus dudas:

1. Conocimiento y experiencia en el campo

Ahora siéntate a pensar si cuentas con el conocimiento y la experiencia en el tema de negocio que quieres crear, si no cuentas con ella, no te preocupes, échale un ojo a las siguientes recomendaciones que por algo se empieza. Toma cursos presenciales o en línea. Acércate a personas que tengan experiencia en ese negocio. Lee libros. Escucha podcasts de temas relacionados. Hazte miembro de comunidades.

Ya viste que hay muchas maneras de obtener conocimiento y de forma gratuita. ¡Que la experiencia o el conocimiento no te frenen para hacer realidad tus sueños!

2. Sin demanda, no hay negocio

Antes de poner en práctica tu nueva idea, hazte esta pregunta, ¿existen suficientes personas que desean mi producto o servicio?, si no tienes idea de cómo comprobarlo, ¡tranquilizate!, existen muchas formas de saberlo, aquí hay tres:
  1. Visita centros comerciales y tiendas que vendan algo similar a tu producto o servicio y observa el número de clientes y su comportamiento. Si ya hay demanda en canales físicos, seguramente habrá más en línea.
  2. Haz entrevistas personales con tus posibles prospectos a clientes o formularios en redes sociales. 
  3. Incluso, una encuesta tradicional es útil para obtener pistas si la aplicas bien. 
Por cierto, no olvides ser claro, breve y conciso en tus preguntas, esto te ayudará a obtener un mejor análisis al final.

3. Analiza tu competencia

Después de saber que hay mercado, analiza detalladamente tu competencia, dependiendo de los resultados que encuentres tomarás la decisión de seguir adelante o mejorar tu producto o servicio.
Seguramente ocurrirá una de estas tres situaciones:
  1. Situación uno
    Demasiada competencia y todos ofrecen exáctamente lo mismo, aquí definitivamente tendrás que trabajar mucho para superarlos con una oferta de valor única, no un precio menor. No caigas en la guerra de precios. 
  2. Situación dos
    A pesar que existe mucha competencia, tu idea de producto o servicio es tan único en calidad y valor que hará que los clientes abandonen las otras opciones para elegirte a ti. 
  3. Situación tres
    Que tu producto sea completamente nuevo en el mercado. Lo cual no es tan buena noticia para ti porque deberás educar a tus clientes y generar demanda.
Enfrentarte a otros competidores no es tan difícil como parece, la clave está en que definas ¿qué es lo que te va a diferenciar de ellos (un menor precio no)?, ¿cuál es ese valor agregado que ellos no tienen y tú sí?

4. Crea un presupuesto

Ahora que sabes que existe demanda para tu producto (mercado) y analizaste tu competencia para diferenciarte, pon los pies en la tierra. Concéntrate en crear un presupuesto de ingresos que esperas obtener y egresos que necesitas realizar.

No estoy diciendo que debas escribir un análisis financiero solo con aire. Sino, una pequeña hoja de cálculo que te ayude a saber si serás rentable o no. Es fácil, solo pondrás la inversión que necesitas hacer, los ingresos que esperas alcanzar y lo compararás para saber el punto de equilibrio, si se ve muy irreal, quizás debas cambiar de idea o volver a empezar.


¿Te ha quedado claro cómo sentirte seguro sobre tu idea? Aprender y encontrar respuestas es tu nueva tarea. ¡Ahora que sabes cómo hacerlo, ponlo en práctica!

jueves, abril 21, 2016

6 actividades extremas que haces todos los días como emprenedor


¡Eres sorprendente Fiera! Así que te convertirás en un emprendedor exitoso ¡eso es increíble!, lo más difícil es dar el primer paso sin temor a equivocarte, ahora tu reto es mantener el rumbo.

Te advierto que no será un camino fácil de recorrer, “mmm”, nada que un humano promedio no pueda soportar, ¿estás listo? prepárate para:


Trabajar como si no hubiera mañana

Lograr el estilo de vida que anhelas, tiene su precio, así que cuando tengas definido lo que quieres hacer, debes destinarle tantas horas como sea posible para hacerla realidad, no importa si es de día o de noche, tu meta es crear un cambio en ti, incluso, puede que llegues a pensar en ella durante las noches y los siete días de la semana, pero es una buena señal de que vas por buen camino.

Creer en lo que haces

Si sabes lo que estás haciendo, seguro lo harás, para ello debes poner toda tu fé de manera inquebrantable, a tal grado de quedarte a dormir en la oficina, no alimentarte correctamente, hábitos no muy saludables, verdad; pero son el tipo de compromisos a los que se somete un buen emprendedor.

No abandonar tu meta

Si no tienes un objetivo claro, entonces no tienes una meta, ¡cuidado aquí!, detente por un momento y reflexiona qué es lo que quieres lograr con tu idea, una vez que tengas claro el objetivo, anotalo y déjalo visible en todo momento para que sea tu motivación a diario.

Buscar ayuda con seguridad

Los humanos necesitamos de otras personas por naturaleza y pasa lo mismo a la hora de crear. Aún cuando no tengas tu idea completamente terminada, busca comunidades y pide opiniones para saber qué es lo que otros piensan. No hagas caso de todo lo que te dicen, pero escucha atentamente y toma nota.

Aceptar el fracaso

Los buenos emprendedores saben que el fracaso siempre está presente durante el proceso creación. Como dice Elon Musk “El fracaso es aquí una opción. Si las cosas no fallan, es que no estás innovando lo suficiente”.

Siempre tener una segunda opción

El buen emprendedor aún con haber alcanzado el éxito o el fracaso en su primer idea, ya está pensando en su siguiente proyecto. ¡El tiempo apremia!

Ya lo sabes Fiera, ser un emprendedor no es tan simple, no se trata sólo de lanzar un producto al mercado y esperar tranquilamente a que tus clientes aparezcan como por arte de magia; existe un proceso creativo, inversión de tiempo y mucha fuerza de voluntad para poder cumplir tu meta ¡Ahora has de tu proyecto un negocio sobresaliente!